Yolanda Díaz y Unidas Podemos-PCE refrendan la Reforma Laboral del PP

La reforma laboral pactada entre Yolanda Díaz, los sindicatos amarillos CCOO y UGT y la patronal CEOE es una nueva traición a la clase trabajadora. No solo no se deroga la reforma laboral del PP, ni se eliminan sus artículos más lesivos -tal y como vendió en campaña electoral Unidas Podemos-PCE a los trabajadores- sino que, al contrario, se refrenda absolutamente la continuidad de la reforma laboral del PP y se consolida como inamovible gracias a la socialdemocracia y al oportunismo vendidos a la burguesía.

Los estruendosos aplausos de la CEOE y de la Fundación FAES de Aznar dejan bien a las claras el carácter consolidador de esta reforma de Yolanda Díaz de la reforma de 2012, que fue un golpe tremendo contra los derechos de la clase trabajadora en el Estado español. Y el apoyo de Ciudadanos y de buena parte del Partido Popular refrenda el carácter antiobrero de este acuerdo.

CCOO y UGT, sindicatos amarillos y vendidos a la patronal, juegan el papel que les corresponde como elemento del Estado que son, pues de éste cobran en contraprestación por sus traiciones a los trabajadores. Así, no dudaron en firmar la enésima traición, consolidando una reforma laboral que lejos de mejorar un ápice la vida de la clase obrera, la sigue sumiendo en la más absoluta miseria.

Abren los diarios con la noticia de que España supera el nivel de empleo de antes de la pandemia con la creación de 776.000 puestos de trabajo en 2021. Pero la realidad es que esta reforma laboral, continuadora a ultranza de la fascista legislatura de Rajoy, va a mantener la disminución de las horas de trabajo: se trabajan 1,2 millones de horas menos que en 2019. Es decir, que los trabajadores van a trabajar menos horas y, por ende, a empobrecerse todavía más. Y esta reforma laboral consolida este panorama para la clase trabajadora y otorga al empresario herramientas para rebajar la jornada de trabajo de los obreros y, consecuentemente, también sus salarios.

Y es que este aspecto es fundamental para la patronal, ya que el escenario de automatización que viene preparando la burguesía necesita de una transformación de las condiciones de vida del proletariado, que va a trabajar menos horas y a cobrar menos. La automatización bajo el capitalismo solo puede traer miseria al trabajador.

Pero el problema no es la automatización ni la robotización, sino el sistema capitalista de producción. El derrocamiento de éste y la construcción del Socialismo haría que toda esta automatización se pusiera al servicio de la clase obrera, que es la inmensa mayoría de la población, mejorando sus condiciones de vida: menos horas de trabajo, la cuasi-desaparición de trabajos rutinarios en muchas ramas de producción, etcétera.

La clase obrera se encuentra hoy en la encrucijada de elegir la miseria cada vez más palpable del capitalismo – encarnado en la socialdemocracia y el oportunismo (Unidas Podemos-PCE) que actúan como los fascistas cuando están en el gobierno y en el fascismo – o la revolución socialista con la que ser el dueño de su destino.

 

¡Por la revolución socialista!

¡Socialismo o barbarie!

Madrid, 5 de enero de 2022

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y POLÍTICA DE MASAS DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *